top of page
  • Photo du rédacteurAdmin

Comunicado ACAF, sobre la represión en las afueras del congreso nacional en Argentina, los días 31 de enero, 1 y 2 de febrero pasado.

Francia, 06 de febrero de 2024




Foto Marcelo Argañaraz

A comienzos de este mes de febrero se desplegó un importante operativo policial en los alrededores del congreso nacional en Buenos Aires, Argentina, con el fin de reprimir a los manifestantes y a periodistas que se encontraban en las inmediaciones. El recinto legislativo abordaba el proyecto de ley « Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos », más conocida como « Ley Ómnibus », mientras la multitud que expresaba su repudio al proyecto del gobierno, fue blanco de una represión premeditada.


La iniciativa legal del presidente Javier Milei busca modificar el funcionamiento del Estado, limitar derechos civiles, económicos y políticos ; podríamos hablar de que se trata de cercenar derechos humanos. Es por ello que muchos piensan que se trata de una reforma constitucional encubierta, dada la profundidad de los cambios que pretende introducir en el sistema jurídico argentino. Así se propone eliminar o restringir derechos reconocidos por la constitución, tales como el derecho a la protesta o desdibujar la republicana división de poderes, al pretender concentrar por un período de 2 años amplias facultades legislativas que permitan al presidente Milei, avanzar sobre los bienes comunes o privatizar todas las empresas públicas y hasta recolonizar el país, vendiendo sin límite alguno las tierras ricas en biodiversiad que contienen lagos, ríos, glaciares y bosques a grandes capitales extranjeros. La soberanía y el derecho a la independencia también son derechos humanos.


Los derechos humanos para cualquier régimen que se califique de democrático están en franco retroceso en la República Argentina por las acciones del gobierno del presidente Javier Milei y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. El 31 de enero y 1 y 2 de febrero pasado, ciudadanos se manifestaban pacíficamente en las afueras del Congreso de la Nación para expresar su repudio al proyecto de ley ómnibus, pero fueron dispersados por un gran operativo policial represivo, que no tuvo por objetivo preservar el orden público sino amedrentar a los manifestantes.


Es una señal de alarma que la represión además de producir cientos de heridos entre los

manifestantes, se focalizó de manera intencional contra los periodistas. El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), denuncia que al menos 30 periodistas resultaron heridos. Los mismos recibieron disparos de balas de goma, bastonazos o fueron rociados por un spry que provoca un potente ardor como el de las quemaduras en la piel y que persiste durante horas.


La acción dirigida contra los periodistas, es doblemente grave, porque busca generar miedo entre los trabajadores de la prensa para impedir que se registren imágenes, o haya testigos de la represión a manifestantes; que sin dudas se van a multiplicar en el futuro inmediato, dado que aumenta la resistencia a las políticas neoliberales de ajuste, tarifazos, privatizaciones, transnacionalización de las tierras, políticas misóginas y de destrucción del medioambiente.


Por todo ello solicitamos al gobierno francés, a las organizaciones sociales, políticas y sindicales francesas que se solidaricen con la lucha del pueblo argentino, que es la misma de todos los pueblos del mundo, que aspiran a vivir dignamente, que se respeten los derechos humanos, el derecho a un medio ambiente sano y a vivir en paz.


A la comunidad internacional le pedimos estar alertas porque hay muchos indicios, como los mencionados más arriba, que señalan que la democracia en Argentina está en peligro.

Y al gobierno argentino le exigimos que respete los derechos constitucionales y humanos a la protesta, a peticionar a las autoridades y a la libertad de expresión.

43 vues0 commentaire

Comments


bottom of page